fbpx

¿El Bruxismo, habilidad entrenada?

El bruxismo se define como apriete o rechinamiento involuntario de los dientes. Existen dos categorías, Bruxismo diurno y Bruxismo nocturno, que ocurren por fenómenos patológicos distintos. El  bruxismo diurno se asocia a estímulos externos psicosociales y ambientales como el estrés, mientras que el bruxismo nocturno se asocia a una disfunción del sistema nervioso central.

El Bruxismo nocturno es de especial preocupación, porque muchas veces el ruido producido durante el rechinamiento dentario es bastante intenso y sucede en repetidas ocasiones por largo tiempo. Esto no solo desgasta los dientes, sino que se asocia a síntomas como cefaleas, dolor muscular mandibular, molestias durante la masticación y sensación de limitación de la apertura mandibular.

Recientemente, las investigaciones en fisiología del sueño han expuesto que los desórdenes de sueño, tales como las alteraciones de la respiración durante el mismo, han demostrado tener una compleja interrelación con las cefaleas, síndrome de apnea e hipoapnea de sueño (SAHOS) y bruxismo nocturno. Se ha observado que la frecuencia de migrañas en niños estaba asociada positivamente a trastornos de sueño y bruxismo; estos datos concuerdan con otros estudios donde se postula que tanto el bruxismo nocturno como la migraña comparten una desregulación del sistema nervioso autónomo.
Una de las ideas planteadas actualmente explica que las habilidades de masticar y morder así como caminar, andar en bicicleta, tejer o correr,  luego de ser aprendidas y entrenadas dejan de ser habilidades motoras complejas controladas por el cerebro, se convierten en reflejos (actividades controladas a nivel medular). En el caso de los bruxomanos las acciones de masticar y morder están muy entrenadas y en el caso del bruxismo nocturno, estas actividades podrían ser inducidas de forma refleja por el sistema nervioso.

Tratamiento del Bruxismo
Conociendo el diagnóstico preciso, se podrá contrarrestar mejor si se realiza manejo interdisciplinario a través de procedimientos relajantes, de reprogramación muscular para reentrenar y reorganizar al sistema nervioso que controla la musculatura de la masticación, por medio de aparatología (planos de relajación), medicamentos y kinesioterapia. Esta última consiste en la utilización de fisioterapia, terapia manual, ejercicios, masoterapia y terapias de relajación.

Bibliografía

Guevara S, et al. Avances y limitaciones en el tratamiento del paciente con bruxismo. Revista ADM 2015; 72 (2): 106-114
Kervancioglu B.B, et al. Sensorimotor cortical activation in patients with sleep bruxism. Sleep res. (2012) 21, 507??514
Firmani M, et al. Bruxismo de sueño en niños y adolescentes. Rev Chil Pediatr. 2015.http://dx.doi.org/10.1016/j.rchipe.2015.05.001

WhatsApp Cuéntanos tu inquietud y conversamos